Sin comentarios aún

Milagros del Cielo ¿Cómo explicar lo inexplicable?


por Laura Álvarez Goyoaga

Milagros del Cielo, una película en cartelera de las salas de Movie Center, es la excelente dramatización de una emotiva e inspiradora historia real. Basada en el libro Los milagros del cielo: una niña y su increíble historia de curación, escrito por Christy Beam, es una superproducción que incluye entre sus protagonistas a actrices de primera línea, como Jennifer Garner y Queen Latifah.

 

chicas milagro del cieloCuenta para los espectadores cinematográficos la inexplicable curación de Annabel Beam, segunda de las tres hijas de una devota familia de Texas. Christy (interpretada por Jennifer Garner) y Kevin son los padres de la niña, quien a la edad de diez años en el universo narrativo del film (cuatro en la vida real), comenzó a mostrar los síntomas de una enfermedad devastadora que no le permitía digerir alimentos. Internaciones, consultas múltiples, intervenciones quirúrgicas, durísimos procedimientos invasivos, se sucedieron sin resultados positivos, a pesar de la incansable dedicación de su madre. Aunque tomaba más de diez medicamentos diferentes, Annabel no podía comer ni beber con normalidad y necesitaba alimentación por sonda. Los efectos de la enfermedad impactaron negativamente en su calidad de vida.

Tras muchos meses de tratamiento, en un intento desesperado, preocupada porque la salud de Annabel (interpretada por Kylie Rogers) continuaba deteriorándose, Christy la llevó a Boston para presentar personalmente el caso a un reconocido gastroenterólogo pediátrico, el Dr. Samuel Nurko (interpretado por Eugenio Derbez), con quien llevaba meses intentando, sin suerte, conseguir una consulta. Contra todos los pronósticos, la perseverancia dio sus frutos, y el doctor Nurko consiguió inscribir a Annabel en un prometedor estudio. Debido a los posibles efectos secundarios de los fármacos que se le prescribían, el doctor Nurko necesitaba controlar a la pequeña cada seis semanas. Esto implicó un tremendo esfuerzo económico para la familia… y no dio el resultado esperado.

Durante todo ese terrible desafío, la fe de Christy en Dios se vio seriamente sacudida, al punto que la llevó a alejarse. En más de una escena del film esta lucha interior del personaje se transmite en palabras, en particular ante la mezquindad de algunos miembros de su congregación. En diálogo con su pastor —esta es una película cristiana, pero no católica—, la protagonista le formula la pregunta que siempre suscita el sufrimiento de alguien inocente: ¿cómo un Dios que nos ama puede permitir que sufra esta pequeña e indefensa niña, cuya fe sin embargo, no vacila?

Entonces sucedió el milagro. De regreso a casa luego de una nueva hospitalización, Annabel se encontraba jugando con su hermana mayor, quien la animó a treparse al enorme álamo del jardín. De pronto, la rama en la cual estaban sentadas se rompió, y la pequeña, sin tiempo de ponerse a salvo, cayó desde diez metros de altura por el interior hueco del árbol, golpeándose en la cabeza. Estuvo atrapada durante cinco horas y media, hasta que los bomberos consiguieron sujetarla con un arnés y rescatarla, inconsciente. Mientras los rescatistas trabajaban, en la desesperación del momento, Christy se arrodilló frente al tronco del árbol y comenzó a rezar el Padre Nuestro. Enseguida, su familia y muchos de los presentes se unieron a la oración.

milagro del cielo 2La misma Annabel poco tiempo después, en los días que siguieron a su inesperada recuperación, compartió con sus padres lo que le había sucedido: “Mamá, fui al cielo mientras estuve en ese árbol. Hablé con Dios. Me quería quedar allí, pero me dijo que no podía. Y que iba a estar bien cuando regresara”.

Las descripciones del paraíso que dio Annabel fueron extremadamente vívidas, muy elocuentes para una niña de tan corta edad. “Todo resplandecía”, afirmó. “La luz venía de todos los lugares, de las flores y de las plantas, incluso la hierba desprendía luz cuando andabas sobre ella”.

Estas hermosas escenas aparecen para los espectadores en una película de gran belleza visual, con impresionantes tomas de exteriores en Texas y Boston, así como imágenes espectaculares del acuario de Boston. Por otra parte, las escenas dramáticas entre madre e hija, y con el resto de la familia, también apelan fuertemente a lo emotivo.

Es una historia inspiradora, de sufrimiento y fortaleza, con increíbles actuaciones de todo el elenco, dentro de las cuales se destacan las de Jennifer Garner y Kylie Rogers.

El film equilibra los hechos narrados con la visión de fe, de una manera que sin dudas va a resultar atrapante incluso para el espectador no creyente. No es una película plana y aleccionadora: es un drama humano profundo, contado con tanta destreza que involucra al espectador y lo lleva a sentirse parte de la trama. Despierta todas las emociones posibles, desde la tristeza hasta la alegría más auténtica, pasando por el enojo, la desilusión, la frustración, la esperanza, la aceptación, el amor. Muestra la solidaridad incondicional de amigos y extraños; esos actos auténticos de bondad, pequeños milagros, que recibimos y brindamos a diario, sin vacilaciones, de y por perfectos desconocidos. No predica desde un púlpito, sino que nos enfrenta a las luchas cotidianas de cada uno de nosotros.

¿Es bueno transitar por este camino? Para esta coproducción de Affirm Films y TriStar Pictures, los números parecen dar una respuesta positiva. Con un presupuesto base de trece millones de dólares, en su estreno la película recaudó en Estados Unidos más de quince, y en menos de un mes llegó a la cifra de cincuenta y cuatro millones.

Martin Henderson, atrás a la izquierda, Jennifer Garner, atrás a la derecha, Kylie Rogers empujando a Eugenio Derbez en una silla de ruedas, Courtney Fansler, frente a la izquierda y Brighton Sharbino, frente a la derecha, en en una escena en una escena de "Miracles from Heaven" de Columbia Pictures en una fotografía proporcionada por Sony Pictures. La película dirigida por la mexicana Patricia Riggen se estrena el jueves 31 de marzo de 2016 en México. (Chuck Zlotnick/Sony Pictures via AP)

Martin Henderson, atrás a la izquierda, Jennifer Garner, atrás a la derecha, Kylie Rogers empujando a Eugenio Derbez en una silla de ruedas, Courtney Fansler, frente a la izquierda y Brighton Sharbino, frente a la derecha, en en una escena en una escena de “Miracles from Heaven” de Columbia Pictures en una fotografía proporcionada por Sony Pictures. La película dirigida por la mexicana Patricia Riggen se estrena el jueves 31 de marzo de 2016 en México. (Chuck Zlotnick/Sony Pictures via AP)

También para la actriz protagonista, Jennifer Garner, implicó un cambio cualitativo. Según ella misma declaró a la prensa, su vida fue transformada mientras trabaja en la filmación de la historia que relata Milagros del Cielo. Garner, educada de niña en la fe, había abandonado la práctica desde su llegada a Hollywood, y al momento de ser convocada para formar parte del elenco, atravesaba una difícil situación personal: la ruptura de su matrimonio de más de diez años con el actor Ben Affleck. Durante la realización de la película, inspirada por la fe de la familia Beam, a quien conoció, vivió una profunda transformación en su vida. Desde entonces ha vuelto a asistir a servicios religiosos en la iglesia, acompañada de sus hijas, e intenta reconstruir su relación de pareja.

Pero, ¿qué deja Milagros del Cielo a los espectadores comunes y silvestres que deciden pasar un rato en el cine? Una hermosa experiencia para disfrutar en familia; una historia que nos recuerda que la vida es un don precioso, y que la fe puede vencer todas las barreras. La fe mueve montañas.

¿Es un film destinado a provocar dramáticas conversiones? Probablemente no. La misma Annabel le responde a su madre, cuando Christy le pregunta, y se pregunta en voz alta, si alguien va a creerles su historia al contarla, con la respuesta más sabia posible: “They will get there when they get there”, o en español: “Llegarán cuando lleguen”. Creerán cuando les llegue el momento. Cada cual tiene su propio encuentro de fe.

Por lo humano de la historia que narra, por la experticia con que la narra, porque se trata de una historia real que eleva el alma —y no la clásica denuncia negativa o pesarosa que suele asociarse al rótulo “esta película está basada en hechos reales”— vale la pena, para cualquier tipo de espectador, ir al cine a ver Milagros del Cielo. Para quien además se acerca a verla desde la óptica de la fe, tiene el plus de recordarle, como lo dice la madre de Annabel al dar testimonio público, que “los milagros son la forma que tiene Dios de mostrarnos que Él está allí”.

Fuente: Quincenario Arquidiocesano “Entre Todos”

 

Los comentarios están cerrados.